5/06/2008

Cuando el mundo se empeña en relegarte a un rincón,
sólo queda tu voz para decir no y defender tu sitio.


(Aunque
todavía
no haya aprendido
a decirlo
sin gritar)

1 comentario:

Anna dijo...

Pues grita y desahógate! ;)