2/01/2009


También yo tengo un puntito en el centro del cuerpo...


que cuando te ve se empeña en llamarte,
y es que en cuanto me despisto comienzas a lamerlo y tu aliento cálido se agolpa desde el centro hacia arriba
y se extiende por todo mi cuerpo en una red que desconocía hasta ese momento. Y cada dibujo de tu lengua me cambia la expresión, me arquea la espalda y me obliga a morderme el labio para no gritar. Experto en provocar escalofríos. Y tus manos, enmarcándome el pecho,
acompañan mis movimientos y los guían si es necesario. Y las yemas de tus dedos recorriéndome sin palabras. Y tus ojos fijos en mí, que soy incapaz de mirarte, por si acaso te difuminas...

4 comentarios:

Princess Valium dijo...

uff...es preciso, es intenso, es exactamente lo que tiene que ser.
Me ha encantado.
Besos

Quacking-pingüino dijo...

Je, jee, dí que sí, no vaya a ser que se "difuminen" demasiado pronto.

Sexo, sexo, sexo!!!

Saludos!

Maganto dijo...

wapísimo ¿que no? jejejje.

No en serio muy bueno.

Abrazos varios

Vanlat dijo...

Gracias chicos...
¿Hay algo mejor que esos momentos?