1/23/2010

Secretos


Escucha los secretos que su mano le cuenta. No quiere más. Tiene suficiente... Siempre sus dedos contándole secretos. Y cuando viene el frío se cubre con una capa de hielo y sigue apoyada en su cama, sin hablar. Recoge las piernas como hacía en el vientre de la madre que no tuvo. Y, encogida, respira la vida esperando el sonido que la despierte.

Foto: Vanlat

3 comentarios:

el rincon de la pequeña dijo...

¿Para que quiere despertar???¿Para que el peso de los secretos no la dejen levantarse??
besos amor

Mariola C S dijo...

Muy bonito ;)

gabriela aguero de galvez dijo...

No quiere mas... ¿qué?. Pensándola, no quiere mas oscuridad. El frío, es lo oculto, lo mortífero que la duerme en el sopor de una "eternidad entrañablemente uterina" ¿Reflejos? no, entonces ¿qué?, espectros, fantasmas maternos.
Ella ahora recoge entre sus dedos, los pinceles y un picaporte. Ambos abren la puerta para salir a jugar con la vida. Todo un pasaje adolescente.