11/03/2008

Ficción (I)

J. es sólo un autómata los sábados por la noche. Sale de casa recién duchado con el pelo todavía mojado de gomina o gel fijador. Queda con Matt en el pub. Se toman dos o tres cervezas de medio litro, las bien llamadas pintas. Escucha más de lo que habla y ríe más de lo que siente. Pronto vendrán las niñas de uniforme. A. no llevaba falda de cuadros ni camisa. Aparecen Hans y Mery. Dos o tres cervezas más. Irán al club frente Cornersquare. Pagará la entrada y dejará la chaqueta. Joder qué frio hace siempre en esta ciudad. Pedirá una ronda de cubatas y beberá sorbo a sorbo la primera, la segunda... Acabará borracho y buscará las horas con A. en el cuello de alguna incauta.

5 comentarios:

samsa777 dijo...

Una ficción bien real, me temo...

Vanlat dijo...

¿Hay alguna ficción que no lo sea?

antonio teruel dijo...

en teruel, siempre frío, no sé allí

Quacking-pingüino dijo...

Sí.

Acabar borracho en el hombro de alguna incauta es un objetivo muy solicitado.

Morirmorirmorirmorir...

Vanlat dijo...

Antonio: el frío, al final, se lleva dentro...

Quacki: Morir es, a veces, la mejor forma de estar vivo...