10/27/2008

Déjame que te cuente...

Esta mañana hacía un frío horrible. Quizá no tanto. Era todavía de noche cuando salí. ¿Qué te decía? Sí, esta mañana hacía un frío horrible y tú te empeñabas en quedarte en tu peca correspondiente. No había manera de hacerte hablar y empezaba a cansarme de tanto silencio. Sentía el viento en mis ojos y casi no podía abrirlos. Todo daba bastante asco. Vomité.

2 comentarios:

carmensabes dijo...

Aunque no te haga casi nunca comentarios, que sepas que me encanta tu blog....magnífico!!


besiños

Vanlat dijo...

Gracias Carmen (me he puesto roja)
Besetes para tí también y comenta cuando quieras y cuando no quieras no... a tu libre albedrío y elección ;)