6/15/2008

Today is gonna be the day

Voy andando por la calle, escupo el tabaco que se me ha quedado entre los dientes, el último cigarrillo. Me cruzo con la gente, me miran, ando sola, eso es raro hoy. No me importa. Sigo mi camino. Canto, bailo, grito. La lluvia cae sobre mí. Estoy empapada, voy a una fiesta, suena Princesas en mi mp3. Acabo de salir del parque más oscuro que conozco. Dos personas a lo lejos se ríen de mí. No importa, me paro y las saludo, las conozco. Uno de ellos me da asco, pero no lo sabré hasta un par de horas después. El mismo asco que me hizo vomitar el día siguiente, tras aquella borrachera con olor a mojito y a traición. El mismo maldito olor que se ha metido en mis fosas nasales y no consigo que salga. El mismo eco de besos al fondo, hormonas y alcohol: maldita combinación. Y las risas, siempre risas burlonas de banda sonora. El maldito miedo que no lleva a ningún sitio. Volver ¿y qué? Sigo igual que siempre; es mentira; pero ellas no entenderían el cambio. No les afecta, no les resulta importante. No sirve... para ellas. Los mismos problemas repitiéndose en una biografía que se acerca al primer cuarto. Las mismas historias que no llevan a ningún sitio. El mismo sentimiento de recogimiento. ¿Si?
No; nada es como era. Lo que tienen las cosas es que cuando se resquebrajan, se resquebrajan y acaban rompiéndose.
Ando sola, pateando las calles, con mi mp3, canto, bailo, grito si me apetece (y no hay mucha gente, no es cuestión de provocar paros cardíacos al personal). La gente, si me ve, no me reconoce. Mis ojos brillan; mucho más de lo que brillaron antes. Mis ojos brillan enteros, sin estrellas en las pupilas. Aunque a ratos piense que todo es un asco. Esta es la mía, mi vida, mi momento: mi gran papel principal.


2 comentarios:

filoloca dijo...

pasaba por aquí.
sigue brillando.

http://es.youtube.com/watch?v=Oo5yeObP-U0

coloccio dijo...

Eso es


un beso!