4/27/2008

Revisión

Hace un año y muy largo que creé este blog, en apenas unos meses hará dos; dos años registrados, clasificados, legibles... de mi vida. He releído algunas entradas, las más antiguas... Cuando escribí aquello nadie conocía el blog: era sólo yo frente a la pantalla del ordenador, lanzando mensajes al mundo virtual. Aquellos mensajes tenían, dicho sea de paso, un receptor. El receptor ya no es relevante. Mucha gente se ha convertido en receptor de estas miradas. Es un placer entrar y ver en el espejo vuestros mensajes, opiniones, apoyo, besos. Es maravilloso ver que perdéis el tiempo en dejarme un mensaje. Gracias. (ufff, momento pastelón, perdón; seco las dos lágrimas y prosigo)


La vida tiene estas cosas, cambia y de pronto, un día, oyes comentarios sobre tí que te parecen del todo malintencionados, falsos e irrespetuosos (si se me permite, hasta cabrones); pero te da igual. Tú sabes lo que pasó. Es suficiente. A lo que iba, que me pierdo con derivaciones mentales secundarias; un día te descubres descubierta por muchos otros. La gente cree saber de ti y (lo que es más grave) tú crees que saben de ti. La gente espera que hagas una u otra cosa; tú sólo esperas no equivocarte en la próxima decisión y, si te equivocas, que el golpe no sea muy fuerte, que sigues con los huesos temblando tras el último. Tarde o temprano llegará, te equivocarás y otra vez a escribir textos incomprensibles repletos de sujetos, objetos y relaciones pragmáticas chocantes, cuando menos. Volveré a sumergirme en ese mundo de tús, yos, vecinas/os del sexto y elefantes rosas. Volveré a las frases que muchos no entienden y utilizan. Volveré a volver y a renacer en otro camino y tras otra piedra; volveré.

Esa era, más o menos, la situación en la que me encontraba al abrir el blog. Ahora ya no. Supongo que es obvio. He dado la dirección a algunos amigos, no muchos; pero alguno... No todos entran; la mayoría no lo hace y son sólo unos pocos los que cuando se acuerdan/les apetece/pueden entran y leen. Algunos, los menos, entran y dejan su huella o no, según el tema del post. Sé que entran porque me lo dicen y/o me hacen comentario al respecto. Más de una vez me han dicho que es un blog muy "íntimo" o me han preguntado si no me da "vergüenza" exponerme así. A mí no. Quizá porque no lo veo como una exposición tan brutal, quizá porque no tengo esa sensación de peligro ante lo que la gente pueda saber de mi vida privada. Mi vida es mía y la vivo y la siento como puedo/quiero/me dejo.

Ocurre que, no es que no me importe la sociedad o la opinión que el resto pueda tener de mí (decir lo contrario, sería mentir), por conocer las entradas en el blog no se conoce mi vida. Creo que en este último año habrá unas 15 entradas dirigidas a un receptor concreto (tampoco importa, ya os he dicho que la mayoría no lee); las demás hablan de momentos, instantes, sonrisas o lágrimas fugaces. Me gusta que sea así.

He ido creciendo a la vez que reflejaba miradas en este blog. Me gusta recordarlas y seguir viéndome. Me gusta reírme con alguna idea un poco de cabra loca y soltar lágrimas con otras. Me permite ver cuestiones más objetivamente; al fin y al cabo esto tiene algo de "ponerte en el otro", releerte desde fuera, algo también de en-ajen-ado.

Supongo que todo o casi en la vida debería tener algo de eso.

La verdad es que este post venía a cuento de otra cosa, de otra reflexión diferente, de esas centrada en la curvatura de mi ombligo y en la proclamación del orgasmo sincronizado. Cuestiones mucho más vanales o no, según se mire. La cosa es que yo no pretendía un post tan largo. Es lo que ha salido. Y también me gusta.

Sonrisas de mayo para todos.








Las imágenes: Oelse (ordenador), León Felipe (piedra), Inmigrantes en Lorca (desnudo), Canonistas (flor, realizada por mcpp)

3 comentarios:

Denise dijo...

De todas formas tengo la percepción de que quienes te conocen "leen" desde otra óptica. Desde la de lectora anónima (o casi) nunca he tenido la sensación de que te expongas demasiado. Y aunque fuera así, claro, la gracia es que el blog sea personal, y cada quien con su definición de "personal".

coloccio dijo...

Gracias por comentar en mi blog, me ha hecho ilusión que alguien , como tú, se molestara tanto y además le gustara

Tú sí que escribes bien

Me seguiré pasando

un beso

Vanlat dijo...

Gracias por el apoyo Denise, se agradece mucho, de verdad.

Coloccio, gracias :D, otro para tí ;)