2/11/2008

Trabaje usted más para dar más a sus hijos

... yo no suelo comentar las noticias de actualidad, no suelo ni deciros que he leído el periódico... pero hoy ya no podía más. Una se cansa de leer sandeces y hay "sandeces" y sandeces. Una "sandez" es la campaña electoral; no es propiamente una sandez, pero algunas propuestas llegan a serlo y a veces parecen querer convertirnos en compradores y no somos compradores, somos electores, aunque la diferencia se haya ido borrando con el paso de los años. Bueno, a lo que iba, que no voy a comentar cuestiones políticas no porque no me parezcan importantes, sino porque no me apetece. No es algo que me guste mirar (aunque tenga que hacerlo).

El título de la entrada de hoy viene a raíz de esta noticia. Tal y como está redactada, tal y como dice la información (habría que saber toda la historia antes de ponerse a hablar, pero como no tengo ganas de buscar en los archivos judiciales, pues me quedo con esto que, al fin y al cabo, es lo que leemos y, por tanto, lo que sabemos) ¿quién coño es un juez para decidir qué juguetes tiene cada uno en su casa? Insisto en que, aquí, falta información (¿Quién ha presentado esa pregunta al juez?). Instan al padre a que trabaje más horas para poder "mantener la misma estabilidad que cuando vivían en matrimonio". Su p... madre. Yo no sé quién cree ahora que tras un divorcio/separación uno puede mantener la misma estabilidad teniendo que pasar una pensión. No sé a qué se dedica este señor, pero imagino que habrá tenido que dejar su casa y buscar otra (¿Hola?¿Alguien recuerda el precio de la vivienda en este país?), bastante le costará estar separado de sus hijos y tener que rehacer su vida y un juez le dice que trabaje más... así podrá comprar más juguetes a sus hijos (para que jueguen solos porque él estará trabajando), podrá comprarles mejor. Es lo que tiene el dinero, que compra muy bien las cosas.
Pienso en antes, cuando móvil tenían unos cuantos, discman unos cuanto, vacaciones en el extranjero unos cuantos... todo lo tenían sólo unos cuantos. Ha crecido el nivel de vida... Sí, el nivel de vida sí, todos hacemos viajes, tenemos móviles, mp3, coche... y vivimos endeudados. A mí todavía no me ha tocado, pero me tocará. Si os soy sincera cada día son más los que me apetece tirar el móvil a la basura, creo que es un sitio estupendo para que esté. Sólo me da gasto. Y lo peor de todo es que empezamos a reclamar ciertas cosas como "derechos", olvidándonos de otras muy básicas.

¿Qué preferimos una red de ADSL estatal en casa de cada uno o una buena educación gratuita para nuestros hijos, una buena red de centros de salud pública, etc? No somos más felices por tener más cosas, más cosas son más pingos por la casa. La felicidad es algo que nace en nosotros y que los objetos no cubren.

Y encima en Zaragoza pretende una ley de ordenanza "cívica" que consiste en no pisar la calle, no hablar, no reír y no juntarse... Pero esta ya me supera del todo...

3 comentarios:

elenaberenice dijo...

Me gustó encontrar tu blog, y esta entrada tuya.

Es una lástima que hoy en día prime la estupidez desde las manos poderosas...

El huesped del Pimodán dijo...

Desahogate, Vanlat, desahogate. Es triste, ya no nos dejan hacer otra cosa. Pero, ya ves, tu te desahogas, nosotros te leemos, y quién sabe, igual corre la bola y alguien que no sabía se entera.

Lo de los jueces en este país es de juzgado de guardia.

Antes, la calle era de Fraga, ahora de los ayuntamientos. Estamos en las mismas, porque nunca es nuestra.

Nos vemos

nathaniel dijo...

Hace mucho tiempo que tengo claro algo: las necesidades se las crea cada uno. También he pensado (no pocas veces) en deshacerme del móvil, y lo haría si no le encontrara utilidad a la hora de conducir.
No intentes encontrar sentido a lo que nos rodea, el mundo está muy mal. El ser humano es tan estúpido como para crear situaciones tan absurdas como la que comentas. Con sentencias como esa ¿quién se arriesga a tener críos? En fin...